BOLETIN DURANGO TURISTICO - DESTINOS - FOTOGRAFIAS - HOTELES - RESTAURANTES - OPERADORES TURISTICOS - CABAÑAS SIERRA - MUSEOS - DIRECTORIO TURISTICO
hoteles
 
gris
inicio
durango
destinos
fotos
hoteles directorios cultura publicidad links contacto
gris
blanco

 
cuadro CAMINANDO POR MI TIERRA

 

EL SABINAL.
TEXTO Y FOTOS. WALTER BISHOP VELARDE.

Quizás viajar en estos tiempos sea un tanto arriesgado, pero la satisfacción que conlleva esa disyuntiva bien vale la pena. Nosotros con todos los pronósticos en contra, íbamos en una carretera a veces terracería en ratos de asfalto, al muy extremo norte de nuestro estado inmersos en un gran bosque de pinos y encinos con magnas quebradas (barrancas) y muy pocas rancherías esparcidas por el camino donde podíamos preguntar el rumbo que seguíamos y reafirmar el pasado.

Fue en uno de estos ranchitos después de haber recorrido un buen rato, donde vimos que solo vivían un señor ya de edad avanzada (sin agraviar) y un niño como de tres o cuatro años, que por cierto corrió hacia su casa al ver que nos parábamos en la camioneta, sin saber la muy buena suerte que traíamos en unos aguinaldos que la mujer nos había echado, precisamente para regalar a los niños por el camino, pero apenas si era el primero pues en el tramo que llevábamos no habíamos encontrado ninguno, y aun cuando nos tardó un tanto convencerlo en aceptarlo, finalmente lo hizo y fue un momento de buen augurio donde todos nos sentimos con fuerzas renovadas para seguir adelante manejando o navegando.

En este relato de nuestra travesía para visitar quizás sea el salto de agua más alto del estado, no vamos a usar nombres propios para no comprometer a nadie y si no conoces ya de por si nuestro destino se te va hacer una tanto difícil llegar y con seguridad vas a tener que contratar un guía para indicar el camino y más que nada para sacar los permisos que se necesitan para transitar por este, pues sin ellos vas a tener problemas.

Ya bien tarde, pues el tiempo corre rápido, pasamos por un pueblito donde parecía la segunda guerra mundial (todo mundo armado) cuyo nombre vamos a dejar como pista de adivinanza pues en una jaula tenían un enorme oso negro, mismo que unos días después de pasar por ahí, salió en el periódico como el oso que había mordido a una niña en la sierra. Pasamos todas las preguntas como en clave y de muy buena gana nos autorizaron la continuidad del viaje.
El sol ya se estaba poniendo y solo alumbraba las puntas de los barrancos con una luz como de estudio, íbamos recorriendo la ruta por los cauces de los arroyos y el camino ahora si que era solo una leve huella de donde alguna vez pasó un vehículo 4x4, mismo que recorrimos hasta que se nos perdió la misma y nos cayó la noche.

La fogata iluminaba nuestro alrededor con lengüetas naranjas, amarillas y negras de sombra nocturna que perfectamente delineaba el entorno, traíamos un ron para alegrar la ocasión pero el cansancio usualmente gana y más valía tomarle ventaja al día siguiente que ya en un corto tiempo llegaría.

A la mañana siguiente la expectación era tal, que solo tomamos un café para iniciar el último esfuerzo de nuestro destino final, checamos todo el equipo de fotografía que en este caso incluía los lentes y tripies, que al rato de cargarlos son un gran peso, e iniciamos la caminata otra vez con el juego de luces ,con el sol retozando entre las ramas y las hojas de los gigantescos árboles, era maravilloso y en esta andanza de unas cuantas horas para llegar a la parte alta de la Cascada, empezabas a sentir lo remoto de donde estábamos, ya que cualquier equivocación sería fatal.

Fueron horas pero parecieron segundos hasta que llegamos a donde podíamos ver desde arriba toda la magnificencia del gigantesco salto, también teníamos una vista increíble de toda la quebrada con un desnivel de varios cientos de metros.

Bajamos unos cuantos metros mas en un terreno por demás acentuado hasta un escalón de piedra más o menos parejo a nivel, donde se pudo montar el equipo y tomar entre todos cientos de fotografías de esta que bien puede ser la cascada más alta de toda la sierra de Durango y en un cálculo muy a la ligera cuenta fácilmente con más de dos cientos cincuenta metros, para medirla con cuerdas va estar canijo pero espero alguien lo pueda hacer, ya que va a ser una súper satisfacción pues la cascada bien puede ser de las más altas de México.

Regresamos al campamento para comer algo y por ahí de no se donde sacaron unas quesadillas, un cafecito y decidimos tomar el otro lado del arroyo para llegar hasta el lugar donde nace la parte alta de la Cascada en si, empacamos todo y en el vehículo nos fuimos a gritos y sombrerazos brincando piedras y zanjas hasta que de plano ya sin ruta visible, tuvimos que caminar un rato y efectivamente llegamos a la parte alta del gran salto de agua impresionante, solo tomé algunas fotos pues se me acabó la pila, pero estar ahí, había valido mil veces la pena.

El regreso fue otro cuento y otra aventura, empezaba la tarde a caer y había algo de premura para regresar, íbamos transitando por el espantoso camino cuando sin querer queriendo y en un rato de mala suerte, una piedra rajó la llanta trasera izquierda y tuvimos que usar la de refacción, que en este caso era un “gallito” de cincuenta pesos con muy poco aire. Hicimos el cambio de llanta y continuamos con mucha precaución el regreso a casa que sería de varias horas. Cuando al fin entroncamos con la semi carretera, todavía tuvimos la suerte de gozar la despedida de la puesta del sol que fue maravillosa, solo que cuando empezamos el regreso nos dimos cuenta que la luces de la camioneta de repente se apagaban y luego se prendían, pero ese juego a 80 km por hora pues queda corto decir que estaba medio macabro. Llegamos finalmente a la civilización a tiempo todavía para cenar unos taquitos y otros hamburguesas que sabían a gloria, sin embargo, para nosotros todavía tendríamos que continuar varias horas para finalmente llegar a la familiaridad de tu propia casa. Está lejos el Norte. Por ahí nos vemos.

 
 
© BISHOP + PIZARRO, CONSULTORIA Y PUBLICIDAD 2018
PROHIBIDA LA REPRODUCCION TOTAL O PARCIAL DE LAS FOTOGRAFIAS Y ARTICULOS CONTENIDOS EN ESTA PAGINA